Menu
RSS
Por el referéndum de autodeterminación

Por el referéndum de autodeterminac…

Fue un 14 de noviembre de...

Cuba, EEUU y el bloqueo genocida

Cuba, EEUU y el bloqueo genocida

«Persistiremos en la luch...

Un 28 de Octubre de hace mucho tiempo

Un 28 de Octubre de hace mucho tiem…

Ya he escrito sobre aquel...

Sobre el delito de sedición

Sobre el delito de sedición

La Audiencia Nacional ha ...

¿Golpe de Estado?

¿Golpe de Estado?

Quienes vienen acusando a...

La Gran Revolución de Octubre

La Gran Revolución de Octubre

El mes de octubre nos ha ...

El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora

El Capital y las aspiraciones de la…

Hoy como ayer, la necesid...

Israel contra el pueblo palestino

Israel contra el pueblo palestino

Israel sigue cometiendo u...

Yo también quiero decidir

Yo también quiero decidir

Esta semana ha estado car...

Comienza el espectáculo. La vida política debe continuar

Comienza el espectáculo. La vida po…

El primer Consejo de Mini...

Prev Next

Los crímenes de mi barrio. «El del baúl»

Cuando llega agosto, no se por qué, siento la necesidad de refrescarme; y cuando me pongo a escribir, en lugar de inspirarme en temas de historia de política y actualidad, o denunciar la situación de precariedad a la que nos está sumiendo Rajoy y su gobierno, recurro a recuerdos e historias de Madrid. Unas vividas, otras leídas y algunas inventadas. En esta ocasión, voy a referirme a historias de crímenes que se han cometido cerca de mí. Algunos ya los he contado, pido disculpas; no tengo el don de resucitar a los muertos, pero me he permitido mejorar la historia.

Leer más ...

La miseria se sufría en Madrid, que es mi pueblo

Hace un par de años, publiqué el artículo «Madrid, años cincuenta», que hoy recupero, corregido y ampliado. Si la semana pasada decía ¡Viva Madrid, que es mi pueblo!, hoy, sin negarlo, recuerdo la miseria que se sufría por aquellos años. En dos siglos he vivido; el veinte lo vi terminar, éste nacer y se terminó lo que se daba. Cuando aparecí por los madriles, finalizaban los cuarenta tristes y miserables de la posguerra y daban comienzo los cincuenta, tan austeros como aquellos, en los albores del desarrollo y del «600».

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS