Menu
RSS
¿Golpe de Estado?

¿Golpe de Estado?

Quienes vienen acusando a...

La Gran Revolución de Octubre

La Gran Revolución de Octubre

El mes de octubre nos ha ...

El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora

El Capital y las aspiraciones de la…

Hoy como ayer, la necesid...

Israel contra el pueblo palestino

Israel contra el pueblo palestino

Israel sigue cometiendo u...

Yo también quiero decidir

Yo también quiero decidir

Esta semana ha estado car...

Comienza el espectáculo. La vida política debe continuar

Comienza el espectáculo. La vida po…

El primer Consejo de Mini...

Revoluciones de Julio

Revoluciones de Julio

Julio ha sido un mes revo...

Ochenta días en silencio por las víctimas del genocidio franquista

Ochenta días en silencio por las ví…

Hace ochenta y un año, el...

Contra las armas nucleares

Contra las armas nucleares

Era un 9 de julio de 1956...

Día de la independencia o Independence Day

Día de la independencia o Independe…

Fue un 4 de julio de 1776...

Prev Next

Reflexiones republicanas

«Soy republicano, aunque humilde e ignorante, y pertenezco a esa clase de locos que anuncian utopías que al día siguiente son realidades. Sois topos que protestáis ante el menor rayo de luz, y por eso sentís un furor sin límites ante la República, esa sublime locura que acaba con los privilegios, que considerando a todos los hombres iguales, les hace abrazarse como hermanos, y que reconociendo su libertad, les da derecho a gobernarse por sí mismos».

Vicente Blasco Ibáñez. ¡Viva la República!

 

Dedicado a Belén, Eva y Víctor. También a Clara. Sus comentarios han sido imprescindibles para los míos.

Elogio del ateismo

¿A alguien le importa? pero lo digo: Soy ateo, no creo en ningún ser sobrehumano, ni sobrenatural, que controle los destinos de los seres vivos y muertos aquí en la Tierra, ni fuera de ella; que imparta castigo y justicia divina, ni nada por el estilo. En otras palabras, no creo en dios, ni en sus actos, ni en sus obras, ni en su historia, ni en su hijo, ni en su madre, ni en todos los santos, ni en lo que creen los que creen, ni en ninguna paloma santa; dicho con todos los respetos.

23-F; golpe de estado en mi memoria (I)

El 23 de febrero de 1981, los españoles y la democracia, recuperada tras cuarenta años, se enfrentaron a un golpe de estado. Franco había muerto, su espíritu seguía vivo y el aparato de la dictadura intacto. Los fieles al «régimen» no podían permitir que se otorgase la soberanía al pueblo, se legalizaran los partidos políticos, se desmontara el estado totalitario, y se reconociese el derecho al autogobierno de nacionalidades y regiones. Además había otros intereses, todo había que reconducirlo.

23-F; el «juicio de Campamento» cambalache (II)

Decíamos que han pasado 32 años desde que fuerzas antidemocráticas, mandos militares, guardias civiles y una trama ideológica de la derecha reaccionaria sin identificar, perpetraron el último golpe de estado en España. También fue un golpe de estado promovido desde las instancias del poder para reconducir la situación política a la «deriva». La mayoría de cuantos participaron no han pagado su culpa. Sigue habiendo algún «tapado», quizás irresponsable penalmente; y preguntas sin responder.

23-F; preguntas con respuesta incorporada (y III)

El golpe de estado del 23-F de 1981, es un acto de la historia reciente española, que aun abierto en canal, no ha descubierto todavía el veneno de sus vísceras. Fue un acontecimiento, de una violencia política extrema para cuantos lo vivimos en la inocencia de la democracia. No se conocen las interioridades de la acción, pero si algunas de las consecuencias políticas e institucionales que todavía perviven. Algunos protagonistas todavía viven de sus réditos.

Urdangarín: indicios racionales de culpa

Iñaki Urdangarín, duque consorte de Palma de Mallorca, esposo de la infanta Cristina de Borbón y Grecia, hija del rey de España y hermana del príncipe heredero, está imputado por la justicia por graves delitos: prevaricación, malversación, fraude a la administración, falsedad documental, blanqueo de capitales, y delito fiscal. La presunción de inocencia se le concede, pero el juez ve claros indicios racionales de culpa. Mientras tanto y no solo por esto, la monarquía está en la cuerda floja.

Las preguntas que Miguel Ángel Aguilar hacía a Rajoy y que ‘El País’ eliminó de su Web.

El diario El País eliminó de su página Web un artículo de Miguel Ángel Aguilar, en el que hacía algunas preguntas, para que fueran contestadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Como el artículo había estado colgado un par de horas ante de retirarse, muchos lectores se dirigieron a El País, preguntando las razones de tal retirada.

Corrupción ¡Esto es un saqueo!

A estas alturas que voy a decir yo que no hayan pensado ustedes. Tan solo un apunte. No parece que la corrupción vaya a desaparecer, porque los que tienen el poder para evitarlo no quieren. Los instrumentos para luchar contra la corrupción existen, pero no se utilizan. La corrupción no va a desaparecer, mientras no exista voluntad política decidida que la evite. Hay que castigar con más dureza al político corrupto que engaña y roba las arcas públicas, perjudicando al conjunto de la sociedad.

Estado de excepción

Lo sabíamos. Rajoy está haciendo una política y adoptando medidas propias de un «estado de excepción» o de «alarma», sin haberlo declarado. Con su rodillo absoluto en el parlamento y mediante la fórmula del decreto, suspende y elimina derechos constitucionales, desarrollados por las leyes. Está construyendo un modelo propio totalitario, alejado de los principios que inspiran a la Constitución. El último de los derechos suspendidos es el de jubilación anticipada. El Sistema se lo permite.

Monstruos. El Sistema de todos los males

En mi infancia nos asustaban con el Ogro, monstruo de personalidad indefinida; que vivía en alguna cueva de paraje desconocido. Siempre estaba presente como amenaza, para llevarte, comerte o simplemente asustarte; para que hicieras esto, aquello o dejaras de hacer. Hoy hemos creado otro monstruo: se llama Sistema, de todos los males, y tiene el mismo objetivo que aquél: controlar, amedrentar y castigar. Lo alimentamos periódicamente con nuestros votos.

Mali. Estamos en guerra

Ha estallado una nueva guerra. El conflicto en Mali lleva más de un año; era una guerra más en África, entre ellos. Occidente, como en otras ocasiones, miraba hacia otro lado. Ahora, fuerzas especiales francesas, desde el territorio, bombardea el norte del país, para frenar la expansión de los grupos islamistas. España facilitará el transito aéreo a los aviones de la UE y de la OTAN y enviará un avión e instructores. Poca ayuda, para tanta convicción. Estamos en guerra ¿contra quién, por qué?

Desastre nacional

Se ha cumplido un año desde que Rajoy quedó investido Presidente del Gobierno por las Cortes. Las promesas electorales —incumplidas—, fueron suficientes para dar la victoria al PP. La realidad ha sido esta: subida de impuestos, reforma laboral, recopago sanitario, congelación de pensiones, recortes de servicios públicos, rebaja de salarios a funcionarios, creación de banco malo, más paro y menos derechos. Contra lo que dijeron, la economía española no sólo no ha mejorado, sino que ha ido a peor.

Externalización

La Comunidad de Madrid, que preside el insigne Ignacio González, secretario general del Partido Popular de Madrid, ha consumado el despropósito de privatizar el sistema público de salud. Ellos lo llaman «externalización». Extravagante término para mencionar, lo que es un crimen contra los derechos de los madrileños: una auténtica privatización del sistema público de salud.

Suscribirse a este canal RSS