Menu
RSS
Por el referéndum de autodeterminación

Por el referéndum de autodeterminac…

Fue un 14 de noviembre de...

Cuba, EEUU y el bloqueo genocida

Cuba, EEUU y el bloqueo genocida

«Persistiremos en la luch...

Un 28 de Octubre de hace mucho tiempo

Un 28 de Octubre de hace mucho tiem…

Ya he escrito sobre aquel...

Sobre el delito de sedición

Sobre el delito de sedición

La Audiencia Nacional ha ...

¿Golpe de Estado?

¿Golpe de Estado?

Quienes vienen acusando a...

La Gran Revolución de Octubre

La Gran Revolución de Octubre

El mes de octubre nos ha ...

El Capital y las aspiraciones de la clase trabajadora

El Capital y las aspiraciones de la…

Hoy como ayer, la necesid...

Israel contra el pueblo palestino

Israel contra el pueblo palestino

Israel sigue cometiendo u...

Yo también quiero decidir

Yo también quiero decidir

Esta semana ha estado car...

Comienza el espectáculo. La vida política debe continuar

Comienza el espectáculo. La vida po…

El primer Consejo de Mini...

Prev Next

Reflexiones republicanas

«Soy republicano, aunque humilde e ignorante, y pertenezco a esa clase de locos que anuncian utopías que al día siguiente son realidades. Sois topos que protestáis ante el menor rayo de luz, y por eso sentís un furor sin límites ante la República, esa sublime locura que acaba con los privilegios, que considerando a todos los hombres iguales, les hace abrazarse como hermanos, y que reconociendo su libertad, les da derecho a gobernarse por sí mismos».

Vicente Blasco Ibáñez. ¡Viva la República!

 

Dedicado a Belén, Eva y Víctor. También a Clara. Sus comentarios han sido imprescindibles para los míos.

A golpe de decreto

El gobierno del Partido Popular viene ejecutando su política utilizando el decreto o decretazo, en lugar de otras figuras jurídicas previstas en el ordenamiento jurídico, hurtando de esta forma la participación y el debate del Parlamento sobre temas de máxima importancia, que afectan a derechos, deberes y libertades.

Hay razones

Las políticas y las medidas adoptadas por el presidente del gobierno Mariano Rajoy y el gobierno del Partido Popular, mediante decreto y sin debate, han puesto en pie de guerra a una ciudadanía, de naturaleza tranquila, pero indignada; muy indignada. Ésta indignación nos lleva a protestar tomando la calle y, si es necesario, junto con los partidos democráticos parlamentarios en la oposición, tomando el Parlamento, en el que tenemos depositada nuestra soberanía.

La justicia al revés

En 1939 el nuevo régimen de Franco promulgó, por decreto, la Ley de Responsabilidades Políticas, con objeto de dirimir las responsabilidades durante la guerra civil y la república. Con esta ley se legitimaban las multas, los embargo de bienes, los destierros, la pérdida de la nacionalidad española; y con las restricciones de empleo, una purga generalizada del mundo laboral, profesional y funcionarial en la posguerra.

Un programa; una propuesta

Se conocía como «Programa Máximo» del Partido Socialista Obrero Español, el que fue aprobado en el año 1880. Pese al tiempo transcurrido sigue estando vigente. Hay que adaptar algunos términos aquí y allá, darle algún retoque conceptual; incorporar algunas medidas sociales y medioambientales de actualidad y tenemos una propuesta de programa para el siglo XXI. En lo fundamental, intrínsicamente, es totalmente válido.

Preocupaciones ciudadanas

Tres son las mayores preocupaciones de la ciudadanía: el paro, la crisis económica y la clase política, según el Barómetro de Septiembre del CIS. La encuesta también nos dice que el PP sufre un cierto y rápido desgaste desde las elecciones del 20-N y que el PSOE experimenta una tibia recuperación. Es lamentable la situación de crisis económica y como repercute ésta al empleo; pero que los políticos sean vistos como un problema, en lugar de cómo la solución, es una catástrofe para la democracia.

Procesos constituyentes

Desde 1812 varias han sido las constituciones que han regido los destinos del pueblo español, y dispares sus procesos constituyentes. Unos procesos se iniciaron por el hostigamiento del pueblo; otros por la voluntad de sus representantes; y en otras ocasiones los reyes y gobiernos de turno para afianzarse en el poder. En todo caso para reformar una constitución, se ha de abrir un proceso en el que el pueblo soberano participe activamente y finalmente ratificar o negar su validación en referéndum.

Algo por lo que merece la pena luchar

El director de este Diario Progresista, reflexionaba en su carta diaria sobre «La vida atribulada de un militante de base» socialista y terminaba diciendo que la función hace al militante, pague o no sus cuotas, sea afiliado, simpatizante, votante o simplemente desencantado, haciendo una pregunta ¿Qué función tienes tú? Yo abandoné la militancia en el Partido hace unos años; aunque nunca la militancia socialista por la igualdad, la justicia social y la solidaridad.

Derecho a que se haga justicia

Todas las personas tenemos derecho a que los jueces y tribunales impartan justicia, cuando nuestros derechos e intereses legítimos se vean perjudicados, sin que pueda producirse indefensión. La justicia será gratuita en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar. Estos son derechos que la Constitución otorga a la ciudadanía y muestran la concepción social del Estado Democrático de Derecho. Pero no es oro todo lo que reluce.

Suscribirse a este canal RSS