Menu
Una historia imposible; o no, con dislate

Una historia imposible; o no, con d…

Esta historia imposible, ...

18 de Julio; relato de un golpe de Estado

18 de Julio; relato de un golpe de …

Se cumplen 82 años del in...

Nos han saqueado

Nos han saqueado

Discúlpenme que me remita...

La Ley Mordaza cumple tres años y ni uno más

La Ley Mordaza cumple tres años y n…

El 1 de julio de 2015, en...

Yo protesto

Yo protesto

Hay muchas razones para p...

El pueblo sirio atrapado

El pueblo sirio atrapado

Algún día la Humanidad, e...

15J de 1977; elecciones en el recuerdo

15J de 1977; elecciones en el recue…

El próximo 15 de junio se...

Transición hacia la normalización democrática

Transición hacia la normalización d…

La ejecución de dos miemb...

«O te dejas o te quedas sin fresas»

«O te dejas o te quedas sin fresas»

Temporeras extranjeras de...

Genocidio en Israel

Genocidio en Israel

Esta semana ha sido trági...

Prev Next

Palestina

JERUSALÉN (ISRAEL), 30/03/2015.- La policía israelí detiene a un manifestante palestino en la puerta de Damasco en el este de Jerusalén, Israel hoy 30 de marzo de 2015 con motivo del "Día de la Tierra", jornada en la que protestan por la expropiación de sus tierras, marcada por una polémica y reciente campaña electoral con comentarios racistas. Distintas localidades árabes del norte y sur de Israel albergarán hoy actos y marchas destinadas a rememorar el 39 aniversario de la muerte en Galilea de seis palestinos con ciudadanía israelí que participaban en una protesta contra la confiscación de sus terrenos y la judaización de la región. EFE/Jim Hollander. JERUSALÉN (ISRAEL), 30/03/2015.- La policía israelí detiene a un manifestante palestino en la puerta de Damasco en el este de Jerusalén, Israel hoy 30 de marzo de 2015 con motivo del "Día de la Tierra", jornada en la que protestan por la expropiación de sus tierras, marcada por una polémica y reciente campaña electoral con comentarios racistas. Distintas localidades árabes del norte y sur de Israel albergarán hoy actos y marchas destinadas a rememorar el 39 aniversario de la muerte en Galilea de seis palestinos con ciudadanía israelí que participaban en una protesta contra la confiscación de sus terrenos y la judaización de la región. EFE/Jim Hollander.

En estos días, Palestina está de actualidad. Muchas cosas se cuentan sobre algo que supuestamente ocurrió hace años. Nacimiento, vida ejemplar, pasión, muerte y «resurrección». Demasiados detalles sobre acontecimientos «inexplicables» que nadie vio, transmitidos de boca a boca y de forma interesada. Menos se habla de la Palestina de hoy, sometida a la dictadura de la guerra sin cuartel por el Estado de Israel.

No voy a referirme a la vida del llamado Jesús, que algunos consideran hijo de dios. Ningún escrito, sobre el personaje y su vida, son contados por alguien que le conociera. El ambiente cultural de los escritos de la época era simbólico y su modo, más o menos poético, simulado. Desde entonces y hasta hoy, faraones, reyes, emperadores y dictadores, han moldeado la historia a su acomodo por el poder y la gloria. La Biblia ha sido un «best seller». Que decir de la manipulación que ha ejercido la iglesia —que se alza como representante del dios vengativo en la Tierra—, para controlar almas y haciendas en beneficio propio, hasta matar para «salvarles». Si el «nacido» en Nazaret vivió, debió representar a los desposeídos, defender la justicia y luchar contra la opresión. Todo muy alejado de los actos de la organización que dice representarle.

No voy a referirme al personaje «histórico», porque no creo en que existiera y mucho menos que fuera hijo de «dios». No creo en ningún ser sobrehumano, ni sobrenatural, que controle los destinos de los seres vivos y muertos aquí en la Tierra, ni fuera de ella, que imparta castigo y justicia divina. No creo en dios ni en sus actos ni en sus obras ni en su historia ni en su hijo que resucitó ni en su madre que ascendió a los cielos ni en todos los santos ni en ninguna paloma santa que bajó como llama ardiente; dicho con todos los respetos hacia los que dicen creer en ello.

Me voy a referir al pueblo palestino que hoy sigue sufriendo. Después de 66 años, sigue sometido a los designios del Estado judío de Israel. Hace más de dos mil años, quien estaba sometido al Imperio Romano era el pueblo judío. Roma ejercía su poder a través de un gobernador, quien exigía tributos para el mantenimiento de las tropas de ocupación y envío de remesas a la cosmópolis romana. Lo sobrante, como dicen en la vida de Brian, era para el «alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos». Hoy es el Estado de Israel quien somete, a fuego, al pueblo palestino. Siento dolor y vergüenza por ello.

Mucho ha sucedido desde que Naciones Unidas aprobase el Plan para la partición de Palestina en 1947. Con supuesta buena fe, se pretendía dar respuesta al conflicto entre árabes y judíos en Palestina. La presión de la comunidad judía internacional y la mala conciencia de los actores —por no haber hecho todo lo necesario para parar y evitar el Holocausto judío, cuando todavía era posible—, hicieron que el plan fracasara; como todos los acuerdos, pactos y hojas de ruta, desde entonces. Se apoyó a los judís y se dejó en el desamparo a los palestinos. En algún momento tiene esto que finalizar.

Hoy Palestina es protagonista, no por los sucesos de hace más de dos mil años, ni por la partición de 1947, sino porque es un nuevo miembro de la Corte Penal Internacional, que solicitó en diciembre pasado. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina Abu Mazen, abrió la vía de la justicia internacional, para denunciar los «crímenes de guerra» cometidos por Israel en los territorios ocupados, en la guerra de 1967. Con el apoyo de EEUU, Israel pidió al organismo, que rechazase la petición, porque «la Autoridad Palestina no es un Estado». Pero todo ha sido en vano. El Estado palestino es el miembro 123 de la CPI. Ahora existe la posibilidad de que se juzguen los crímenes de guerra cometidos en los territorios palestinos ocupados. Lo veremos.

LA HAYA ( PAÍSES BAJOS), 01/04/2015.- Fotografía cedida por la Corte Penal Internacional de la Vicepresidenta segunda de la CIP, la Juez Kuniko Ozaki (c) , en presencia del Presidente de la Asamblea de los Estados miembros, H.E. Sidiki Kaba (d), entrega al ministro de Relaciones Exteriores de Palestina, el Dr. Riad Al-Malki (i), una edición especial del Estatuto de Roma, en el acto celebrado hoy en la sede de la CPI en la Haya. EFE.

En la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel conquistó la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, la península del Sinaí y los Altos del Golán en Siria. La guerra de «Yom Kipur» en 1973, fue iniciada por Egipto y Siria, para recuperar los territorios ocupados en los Seis Días, pero no lo consiguieron. Después de tantas operaciones militares, «intifadas», ataques indiscriminados, innumerables resoluciones de la ONU, conferencias internacionales, acuerdos y pactos, las principales cuestiones siguen pendientes: la soberanía de la Franja de Gaza y Cisjordania; la formación un estado palestino; el estatus de la parte oriental de Jerusalén, Altos del Golán y Granjas de Shebaa; el destino de los asentamientos israelíes; y la situación de los refugiados palestinos. Israel, sistemáticamente ha incumplido todo.

Gaza sigue asediada. 1.500.000 de personas permanecen encerrados, en un territorio de 365 Km2. Confinados entre muros, la mayor prisión del mundo. Los ataques por tierra, mar y aire, no discriminan objetivos militares de los civiles. Los palestinos son considerados combatientes; los niños y las mujeres también. Los bombardeos se han cebado con ellos. Son los «daños colaterales». Son crímenes de guerra, cometidos por un Estado, que dice hacerlo en su defensa. El presidente Obama, apoya esa conclusión.

La partición de la zona en dos estados, no contentó a ninguna de las partes. La Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazó frontalmente la de la ONU, en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance. Reino Unido abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948, un día después de que David Ben Gurión declarase la independencia de Israel. Todo fue un desastre. Una historia sin fin, que ha dejado a su paso demasiadas muertes.

Por aquel entonces, los judíos celebraron la independencia y la creación del Estado judío, pero criticaron el plan, que dividía en tres zonas separadas el territorio asignado; poco viable y de difícil defensa. Los líderes árabes se opusieron al plan, por violar los derechos de la población árabe, que representaba el 67% de la población total, criticando que el 45% de la superficie de todo el país se adjudicaba al Estado judío, que representaba tan solo el 33% de la población. Agravio sobre agravio.

El Gobierno palestino pedirá en la CPI, que se investigue la operación «Margen Protector», que Israel llevó a cabo contra Gaza en 2014. La ofensiva fue aérea y marítima, con la utilización de drones y enfrentamientos terrestres. Los bombardeos de artillería y aéreos, produjeron una masacre de más de 2.000 muertos, miles de heridos y niños discapacitados de por vida. Una destrucción masiva. También consiguió una mayor expansión de los asentamientos. Israel quiere a los palestinos muertos.

Un hombre palestino llora mientras sostiene a sus hermano pequeño asesina cobardemente en la playa mientras jugaba con otros amiguitos. oliver Weiken (EFE).

El gobierno palestino, con la incorporación a la CPI, suma una victoria diplomática. Con esta incorporación Palestina manifiesta su compromiso con la justicia, la ley internacional y los derechos humanos. De otra parte pretenden instar a la comunidad internacional a reconocer el Estado palestino de las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital. Pero ahora lo importante es «descubrir las prácticas y crímenes de la ocupación de Israel». El ministro de Exteriores palestino señaló, que desde que Palestina se conviertió en un Estado, incorporado al Estatuto de Roma, «el mundo está cerca de poner fin a una larga era de impunidad e injusticia». A su parecer el acuerdo acerca los objetivos compartidos de justicia y paz.

Benjamín Netanyahu ganó las pasadas elecciones, con la promesa de que en su mandato «no habría un Estado palestino», más tarde se desdijo de lo dicho, sin que nadie le haya creído. Por su parte y como siempre, EEUU, a través de la portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki, ha calificado la decisión palestina como «contraproducente», que daña «la atmósfera necesaria para lograr la paz». La administración Obama, no es la más indicada para hablar de paz en la zona, cuando guerrea desde antes del mandato y durante su mandato. Veremos si transige a las exigencias de Israel, ante los acuerdos con Irán, que torpedea.

El pueblo palestino sufre las consecuencias de la política internacional desde hace demasiado tiempo. La economía palestina está al borde del colapso. Dejó de recibir más de 500 millones de dólares, por parte de Israel, lo que llevó a la ANP, que administra Cisjordania, a reducir los sueldos de casi todos sus empleados en un 40%. Israel hace una guerra total contra Palestina. Ya había tomado medidas similares en 2006, 2007 y 2008, haciendo que la economía en la zona dependiera de los donantes internacionales, a quienes, por otro lado, pone todas las trabas posibles para su gestión humanitaria.

Los palestinos son reducidos a números y en el peor de los casos al olvido, bajo la sospecha que siempre persigue a las víctimas: «algo habrán hecho». Los crímenes se cometan con demasiada impunidad. Israel se ha convertido en el árbitro moral: decide lo qué debe ocurrir y lo qué no es posible hacer en Palestina; mientras sigue ocupando la tierra ocupada en la guerra y en la paz. Pero no hay solución militar posible «porque a pesar de todo, Palestina y los palestinos existen». La única solución pasa por poner fin a la ocupación, a los asentamientos y a la exclusión; por justicia.

«Palestina es como Auschwitz», dijo José Saramago. Lo que está pasando contra los palestinos, es un crimen contra la humanidad. Los palestinos son víctimas de crímenes cometidos por el gobierno de Israel, con el aplauso de su pueblo y el apoyo de EEUU. Todo sigue igual y «ha llegado la hora de frenar a Israel», porque otro Israel es posible, con Palestina siendo un Estado. Toca poner fin a esta vergüenza de la humanidad.

YALAZÓN (---), 27/03/2015.- Varios soldados del ejército israelí durante una protesta contra el asentamiento judío de Bel El, ilegal ante la ley internacional, en el campo de refugiados de Yalazón, Cisjordania, hoy, viernes 27 de marzo de 2015. EFE/Atef Safadi.

volver arriba