Menu
18 de Julio; relato de un golpe de Estado

18 de Julio; relato de un golpe de …

Se cumplen 82 años del in...

Nos han saqueado

Nos han saqueado

Discúlpenme que me remita...

La Ley Mordaza cumple tres años y ni uno más

La Ley Mordaza cumple tres años y n…

El 1 de julio de 2015, en...

Yo protesto

Yo protesto

Hay muchas razones para p...

El pueblo sirio atrapado

El pueblo sirio atrapado

Algún día la Humanidad, e...

15J de 1977; elecciones en el recuerdo

15J de 1977; elecciones en el recue…

El próximo 15 de junio se...

Transición hacia la normalización democrática

Transición hacia la normalización d…

La ejecución de dos miemb...

«O te dejas o te quedas sin fresas»

«O te dejas o te quedas sin fresas»

Temporeras extranjeras de...

Genocidio en Israel

Genocidio en Israel

Esta semana ha sido trági...

Es justicia lo que dicen los miembros de un tribunal

Es justicia lo que dicen los miembr…

La Justicia nunca debe de...

Prev Next

Transición 2.0 (14)

La Transición española, se dice fue el proceso que llevó a España desde la dictadura de Franco a la democracia. Quedaba atrás un régimen sin derechos y represión de las libertades. Comenzaba un modelo de Estado de Derecho, social y democrático, con el mercado como expresión de lo económico. Pero ni todo fue como nos decían que era, ni siquiera como parecía ni mucho menos como ahora algunos pretenden. Ahora es necesario avanzar hacia otro modelo, abriendo un Proceso Constituyente.

Con la llamada Transición se pasaba de la dictadura del general Franco —que duró treinta y seis años—, a la monarquía de Juan Carlos, capitán general de los ejércitos, que ha durado treinta y nueve. Desde el derrocamiento de la República, los españoles no hemos dejado de estar gobernados por militares y seguimos estándolo. El nuevo rey fue proclamado, en un acto civil, con uniforme de almirante general de la armada. Démosle tiempo, pero mucho me temo que todo seguirá siendo igual si no abre un Proceso Constituyente, que legitime un nuevo modelo de Estado para la convivencia del futuro; libre de ataduras y controlado por la ciudadanía crítica, responsable y participativa.

En 1975 murió Franco y supuestamente quedaba atrás un régimen sin derechos, de represión de las libertades y de persecución de todo cuanto no fuese fidelidad a lo que llamaban principios del movimiento nacional, jurados por el entonces príncipe de España Juan Carlos de Borbón —heredero de Franco a título de rey—. El régimen dictador se estableció, después de un golpe de estado contra la democracia, una guerra civil y una rígida dictadura que duró hasta 1978. Pero la estructura de poder quedó intacta y nunca se produjo una auténtica ruptura. La llamada oposición democrática que pedía «ruptura», se conformó con la reforma; y quienes querían «reforma», retornaron a sus cavernas. La policía, los jueces y militares, pilares de la represión, continuaron en sus puestos. Viendo aquellos acontecimientos, lejanos ya en la memoria, llego a pensar que los miembros de la oposición al régimen, fueron tan solo invitados en el proceso; y los propios franquistas, quienes diseñaron el cambio, para que poco o nada cambiara. Los ciudadanos fuimos espectadores de una película en blanco y negro y sin subtítulos.

El proceso comenzó mucho antes de la muerte de Franco (20 de noviembre de 1975), desde dentro del propio régimen y con el control de Estados Unidos, al considerar a España zona de primer orden estratégico. Prefirió un régimen anticomunista —aun con dictador amigo—, que otro más conflictivo que defendiera las libertades, por muy alejado que estuviera de la Soviet Unión. Militares, el propio rey, altos jerarcas del régimen, incluso algunos encuadrados en la oposición democrática, de buena fe o por interés propio, colaborando con agencias extranjeras, contribuyeron a lo que ha sido desde entonces el modelo español y ahora siguen en el empeño.

Decir que durante este tiempo nada ha cambiado, sería cuanto menos incierto. La foto fija de la época, muestra una sociedad empobrecida y triste, en donde la miseria era lo normal entre la población que no estuviera cerca del poder. Otra cosa es que el gobierno de Rajoy, fiel representante de la rancia derecha española, con sus políticas antisociales y represivas, nos quiera llevar a épocas anteriores a la que hoy rememoro.

Todo quedó atado y bien atado y hoy sufrimos las consecuencias de aquel «consenso» que no puede durar eternamente. El rey era la cabeza visible de aquel proyecto y ha abdicado, entre otras cosas, porque a su hija Cristina la van a imputar por supuestos delitos de corrupción, de los que era conocedor, y por activa o pasiva está implicado. Otras razones serían: la falta de transparencia, la opacidad, los viajes a las monarquías del Golfo, las comisiones, la supuesta fortuna, los elefantes muertos, los resultados del 25M, las presiones internacionales o quizás por todo, el régimen ha muerto.

En 1978 se nos metió el miedo en el cuerpo, con los fantasmas de la involución, doblegando nuestras ansias de libertad: Si no votas la Constitución que proponemos, volverán a sacar los tanques a la calle y darán un golpe de estado. La mayoría, formándonos como ciudadanos, dejando de ser súbditos, ante tan «atractiva» alternativa, votamos SI. Se nos coló la monarquía de «rondón», que es lo que pretendían. Hoy, cuando algunos pedimos que se abra un Proceso Constituyente, tras tantos años de «estabilidad» del nuevo régimen, se nos reprocha: ¿si no queríais la monarquía, por qué la votasteis en 1978? La pescadilla manipuladora que se muerde la cola.

La soberanía del pueblo, está secuestrada. La mayoría del pueblo soberano está en paro, sometidos a una crisis económica que nunca provocaron, viendo como las instituciones del Estado, que supuestamente deberían representar los intereses generales, solo benefician a los poderosos. «El Padrino» sabía bien como hacerlo, diseñó el modelo: Todo para mí y mi famiglia por encima de todo; lo que sobre para quién tenga las agallas para hacerse con ello. Más o menos lo que hace Rajoy: todo para mi y los míos.

Sin entrar a analizar el discurso del rey Felipe, que tiempo habrá para ello, tengo en la retina una imagen que puede marcar el próximo futuro. En el acto cortesano de humillación llamado «besa manos», quienes besan la mano —anillo— del cardenal Rouco, son los nuevos reyes; sumisos y postrados reverencialmente. El primer viaje oficial, será al Vaticano, después de la misa oficiada por el cardenal en la intimidad familiar de la Zarzuela. Todo muy moderno y racional. Empiezan bien. De los cien días de confianza, ya han agotado cuatro.

En mi memoria la cita real solemne «En una España unida y diversa cabemos todos». Y no es así. Mientras la pronunciaba, la policía del régimen, ejercía la represión contra los derechos fundamentales de libertad de expresión y manifestación y contra quienes, legítimamente, reclamaban, de forma pacífica, una Republica. Los republicanos no cabemos, ni todos somos iguales. El primer acto público de los reyes, ha sido recibir a las asociaciones de víctimas del terrorismo, que está bien; olvidando a las víctimas del franquismo, que piden justicia, reparación, reconocimiento, respeto y la consideración del gobierno y de las instituciones.

El régimen que trajo la Transición ha fracasado. La Constitución está obsoleta y no resuelve ninguno de los problemas históricos de España. La mayoría social está dando la espalda a la clase política, a las instituciones y a la Constitución misma, porque sus principios y valores se quedan en meras declaraciones sin contenido; sus preceptos no se cumplen o se interpretan de forma restrictiva, limitando derechos fundamentales, eliminando los sociales y entorpeciendo el ejercicio de las libertades públicas.

No proceden nuevos pactos de Estado, ni consensos sagrados que nos lleven a otras transiciones, para el mantenimiento de privilegios y prebendas. Con aquellos mimbres estamos inmersos en este cesto. Todo debe pasar por un Proceso Constituyente, que establezca un nuevo modelo, con la máxima participación social y control ciudadano.

Cabría una moraleja: si quieres que todo sea como tú quieres que sea, proponlo y vótalo, sin intermediarios. No dejes tu decisión en manos delegadas. Siempre es mejor un ciudadan@ un voto, que un voto delegado, que quién lo ostente pueda hacer de su capa un sayo, a su conveniencia, olvidando el compromiso contraído, si lo hubo. También vale para los militantes de aquellos partidos políticos que están en la dialéctica de mejor organizarse, para mejor representar y mejor hacer. Una persona un voto responsable.

(La imagen es una foto de La Moncloa aquí reproducida según su aviso legal).

volver arriba