Menu
A por fresas en condiciones de esclavitud

A por fresas en condiciones de escl…

La consejera de Empleo de...

Gobierno de Coalición Progresista; ¡sí se puede!

Gobierno de Coalición Progresista; …

Ya tenemos un Gobierno de...

Embistiendo, que no invistiendo

Embistiendo, que no invistiendo

"En España, de cada diez ...

Llegaron los veinte; salud y bienestar

Llegaron los veinte; salud y bienes…

Llegaron los veinte; salu...

Retazos de la historia: atentado y represión

Retazos de la historia: atentado y …

Corría el año 1973, cuand...

Nación de Naciones y Catalunya una Nación

Nación de Naciones y Catalunya una …

El PSC en su 14è Congrés ...

Por la República. Proceso Constituyente (y 2)

Por la República. Proceso Constituy…

El pasado día 6 de Diciem...

Monarquía o República. Proceso Constituyente (1)

Monarquía o República. Proceso Cons…

El próximo día 6 de Dicie...

La violencia de género es una lacra. #NoSeasCómplice

La violencia de género es una lacra…

Este 25 de Noviembre no h...

De aquel 20 de noviembre, a estos lodos

De aquel 20 de noviembre, a estos l…

Corría el año 1957, cuand...

Prev Next

El presidente Adolfo Suárez dimite

En 1981 España vivía unos momentos muy difíciles. En plena Transición, el 29 de enero, las emisiones televisivas y radiofónicas fueron interrumpidas por el mensaje del presidente Adolfo Suárez. Dimitía, tras cinco años de mandato, como presidente del Gobierno y de su partido. «No quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España». Suárez fue derribado; fue una dimisión bajo presión política, mediática y militar. Se veía venir y la decisión abrió una crisis sin precedente en España, que culminó con el golpe de Estado del 23 de febrero.

Leer más ...

¿Estaba el "elefante blanco" a las órdenes del Rey?

Han pasado treinta y tres años y todavía cabe preguntarse sobre quién fue el «elefante blanco» en el golpe de estado del 23-F, quién su jefe y quién el autor o autores intelectuales del golpe. Si no estaba a las órdenes del Rey, si estaba a su servicio. No podían permitir que se otorgase la soberanía al pueblo, se legalizaran los partidos políticos, se desmontara el estado totalitario, y se reconociese el derecho al autogobierno de nacionalidades y regiones. Además había otros intereses reales «por el bien de España».

Fue un golpe de estado en toda regla: perpetrado por mandos militares, guardias civiles y una trama ideológica de la derecha reaccionaria sin identificar. También fue un golpe de estado promovido desde las instancias del poder, para reconducir la situación política a la deriva, creada por Adolfo Suárez, según se pregonaba. La situación era tan grave que no se arreglaba ni con un gobierno de coalición. Había que rediseñar el proceso de Transición, con un nuevo pacto. Varios golpes y conspiraciones coincidieron en el tiempo, reconducidos por el CESID e induciendo determinadas acciones, para llevar al general de división Armada Comyn (fallecido recientemente) a la presidencia del gobierno. Estaba en marcha la operación «De Gaulle». Así lo apuntan los hechos.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS