Menu
«O te dejas o te quedas sin fresas»

«O te dejas o te quedas sin fresas»

Temporeras extranjeras de...

Genocidio en Israel

Genocidio en Israel

Esta semana ha sido trági...

Es justicia lo que dicen los miembros de un tribunal

Es justicia lo que dicen los miembr…

La Justicia nunca debe de...

Estrategia del miedo y manipulación

Estrategia del miedo y manipulación

Es un hecho que el poder ...

La protesta es un derecho y no al del pataleo

La protesta es un derecho y no al d…

La mayoría de las conquis...

Contra la cruz a la Iglesia. Por un Estado laico

Contra la cruz a la Iglesia. Por un…

Ha comenzado la campaña d...

Perico Echevarría absuelto. Caso «Nico Ferrando – SantaLucía»

Perico Echevarría absuelto. Caso «N…

Mi amigo, el periodista P...

El 11 de marzo de 2004 «todo se truncó»

El 11 de marzo de 2004 «todo se tru…

Conversando con Pilar Man...

Pobreza de solemnidad

Pobreza de solemnidad

Del España va bien, al «T...

Cuando vinieron… (nos encontraron)

Cuando vinieron… (nos encontraron)

En el año 2014 escribí es...

Prev Next

La guerra; siempre la guerra

Este año se cumplen cien años desde que estalló la Primera Guerra Mundial. Desde entonces no han parado: guerras mundiales, civiles, locales, regionales, de agresión o de defensa; de religión, ideológicas, coloniales, de clase y económicas, del petróleo, contra la droga, informáticas, contra el terrorismo, el independentismo o contra insurgentes; guerras relámpago o interminables, sin cuartel, abiertas, sin declarar o declaradas; hasta guerra fría ha habido, porque calientes lo son todas.

Leer más ...

18 de julio: un país que pierde la memoria termina perdiendo la dignidad

No es por nostalgia, porque yo no había nacido todavía. Es por hacer un ejercicio de memoria histórica. El día 22 cumplo sesenta y cinco años y el golpe fascista se perpetró el 18 de julio de 1936, trece años antes de nacer yo. Pero lo tengo vivo en la memoria, por los recuerdos que mi madre me transmitió. Mis padres y todos los miembros de la familia, que vivieron aquellos acontecimientos, han fallecido. La mayoría por muerte natural; mis abuelos paternos, por las balas de Franco, ante un paredón en Toledo.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS