Menu
«O te dejas o te quedas sin fresas»

«O te dejas o te quedas sin fresas»

Temporeras extranjeras de...

Genocidio en Israel

Genocidio en Israel

Esta semana ha sido trági...

Es justicia lo que dicen los miembros de un tribunal

Es justicia lo que dicen los miembr…

La Justicia nunca debe de...

Estrategia del miedo y manipulación

Estrategia del miedo y manipulación

Es un hecho que el poder ...

La protesta es un derecho y no al del pataleo

La protesta es un derecho y no al d…

La mayoría de las conquis...

Contra la cruz a la Iglesia. Por un Estado laico

Contra la cruz a la Iglesia. Por un…

Ha comenzado la campaña d...

Perico Echevarría absuelto. Caso «Nico Ferrando – SantaLucía»

Perico Echevarría absuelto. Caso «N…

Mi amigo, el periodista P...

El 11 de marzo de 2004 «todo se truncó»

El 11 de marzo de 2004 «todo se tru…

Conversando con Pilar Man...

Pobreza de solemnidad

Pobreza de solemnidad

Del España va bien, al «T...

Cuando vinieron… (nos encontraron)

Cuando vinieron… (nos encontraron)

En el año 2014 escribí es...

Prev Next

Y se abrirán las grandes alamedas

Corría el mes de septiembre de 1973 y Belén, mi hija, había cumplido su primer año. Todo era esperanza e ilusión comprometida, en la construcción de un futuro libre sin opresión, democrático y justo. El franquismo daba sus últimas bocanadas, pero todavía tendrían que producirse los últimos fusilamientos. Lejos de aquí, en Chile, comenzaba una trágica historia, una pesadilla de violencia y muerte, contra los Derechos Humanos, la libertad y la democracia. De ello, se cumplen ahora cuarenta años.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS