Menu
Elecciones a Cortes Constituyentes

Elecciones a Cortes Constituyentes

Fue un 28 de Junio de 193...

A propósito del informe de la CIA sobre los GAL

A propósito del informe de la CIA s…

Los servicios secretos de...

Monarquía deslegitimada

Monarquía deslegitimada

La Monarquía no pasa por ...

Quienes denuncian la corrupción en España son perseguidos

Quienes denuncian la corrupción en …

Si, han leído bien el tít...

Sobre la reforma laboral que tiene que ser derogada

Sobre la reforma laboral que tiene …

Permítanme esta simple re...

El 15M, 2008 y las consecuencias de la actual crisis social y económica

El 15M, 2008 y las consecuencias de…

"No nos representan" fue ...

Del Crack a la Gran Depresión

Del Crack a la Gran Depresión

La Gran Depresión, fue un...

Construyendo la República

Construyendo la República

Con la proclamación de la...

Y el pueblo votó por la República

Y el pueblo votó por la República

En este Abril republicano...

Y el rey abandonó el trono

Y el rey abandonó el trono

Abril es el mes republica...

Prev Next

Madrid 1910   

Fue el 21 de marzo, con la llegada de la primavera, cuando nació mi madre. Corría el año 1910. Hubiera cumplido ciento cuatro años, sino no hubiera muerto hace diecinueve. Mi aprecio por Madrid, me viene de ella, nacida en la calle Bailén, gata, castiza, buena madre y buena mujer. Vecina de Alfonso XIII, tenía mal recuerdo de su boda; pues mi abuela Teresa fue víctima del atentado en la calle Mayor en 1906, a la vuelta de la esquina de su casa.

Como es de suponer, mi madre, fue testigo de muchos acontecimientos ocurridos en Madrid y en España. Un siglo de vida, son muchos años y mucho lo sucedido. De colegiala a modistilla, hasta su boda durante la guerra civil, con quién luego fue mi padre. Camarero de postín y miliciano pinturero, murió, cuando yo tenía ocho, a los cuarenta y cinco años. Mi abuelo Manuel tramoyista del teatro Novedades, el que se incendió en el distrito de la Inclusa; fue tan violento el incendio que en una hora el teatro quedó reducido a escombros, murieron 67 personas y centenares de heridas.

Leer más ...

¿Estaba el "elefante blanco" a las órdenes del Rey?

Han pasado treinta y tres años y todavía cabe preguntarse sobre quién fue el «elefante blanco» en el golpe de estado del 23-F, quién su jefe y quién el autor o autores intelectuales del golpe. Si no estaba a las órdenes del Rey, si estaba a su servicio. No podían permitir que se otorgase la soberanía al pueblo, se legalizaran los partidos políticos, se desmontara el estado totalitario, y se reconociese el derecho al autogobierno de nacionalidades y regiones. Además había otros intereses reales «por el bien de España».

Fue un golpe de estado en toda regla: perpetrado por mandos militares, guardias civiles y una trama ideológica de la derecha reaccionaria sin identificar. También fue un golpe de estado promovido desde las instancias del poder, para reconducir la situación política a la deriva, creada por Adolfo Suárez, según se pregonaba. La situación era tan grave que no se arreglaba ni con un gobierno de coalición. Había que rediseñar el proceso de Transición, con un nuevo pacto. Varios golpes y conspiraciones coincidieron en el tiempo, reconducidos por el CESID e induciendo determinadas acciones, para llevar al general de división Armada Comyn (fallecido recientemente) a la presidencia del gobierno. Estaba en marcha la operación «De Gaulle». Así lo apuntan los hechos.

Leer más ...

Y con la unidad se ganaron las elecciones

El 16 de febrero de 1936, un frente republicano y de izquierdas, ganó las elecciones generales en España. El bloque de izquierdas —Frente Popular (FP) —, que luchaba contra la reacción, se comprometía con un plan político que habría de desarrollarlo el gobierno salido de las urnas. Hoy, desde diferentes ámbitos, se propugna la unidad y para ello es preciso contar con un análisis de la realidad, un plan de acción común y una voluntad política que facilite la vuelta de la izquierda al gobierno.

Han pasado setenta y ocho años desde aquello y pese al tiempo transcurrido, algunos elementos y circunstancias, siguen dándose hoy: una derecha católica, reaccionaria y contrareformista; una difícil situación económica, que utilizan para sanear la economía del capital, con rescates y ayudas a la banca; una clase trabajadora que ha visto desaparecer convenios colectivos, sometida a disminuciones salariales, contratos basura, regulaciones de plantilla y despidos; recortes en prestaciones sociales, eliminación derechos sociales, económicos y políticos en general y en especial a la población y colectivos más necesitados; y utilización del Código Penal para reprimir protestas y manifestaciones contra la política del gobierno, propio de un estado totalitario.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS