Menu
A por fresas en condiciones de esclavitud

A por fresas en condiciones de escl…

La consejera de Empleo de...

Gobierno de Coalición Progresista; ¡sí se puede!

Gobierno de Coalición Progresista; …

Ya tenemos un Gobierno de...

Embistiendo, que no invistiendo

Embistiendo, que no invistiendo

"En España, de cada diez ...

Llegaron los veinte; salud y bienestar

Llegaron los veinte; salud y bienes…

Llegaron los veinte; salu...

Retazos de la historia: atentado y represión

Retazos de la historia: atentado y …

Corría el año 1973, cuand...

Nación de Naciones y Catalunya una Nación

Nación de Naciones y Catalunya una …

El PSC en su 14è Congrés ...

Por la República. Proceso Constituyente (y 2)

Por la República. Proceso Constituy…

El pasado día 6 de Diciem...

Monarquía o República. Proceso Constituyente (1)

Monarquía o República. Proceso Cons…

El próximo día 6 de Dicie...

La violencia de género es una lacra. #NoSeasCómplice

La violencia de género es una lacra…

Este 25 de Noviembre no h...

De aquel 20 de noviembre, a estos lodos

De aquel 20 de noviembre, a estos l…

Corría el año 1957, cuand...

Prev Next

Los crímenes de mi barrio. «El del baúl»

Cuando llega agosto, no se por qué, siento la necesidad de refrescarme; y cuando me pongo a escribir, en lugar de inspirarme en temas de historia de política y actualidad, o denunciar la situación de precariedad a la que nos está sumiendo Rajoy y su gobierno, recurro a recuerdos e historias de Madrid. Unas vividas, otras leídas y algunas inventadas. En esta ocasión, voy a referirme a historias de crímenes que se han cometido cerca de mí. Algunos ya los he contado, pido disculpas; no tengo el don de resucitar a los muertos, pero me he permitido mejorar la historia.

Leer más ...

La miseria se sufría en Madrid, que es mi pueblo

Hace un par de años, publiqué el artículo «Madrid, años cincuenta», que hoy recupero, corregido y ampliado. Si la semana pasada decía ¡Viva Madrid, que es mi pueblo!, hoy, sin negarlo, recuerdo la miseria que se sufría por aquellos años. En dos siglos he vivido; el veinte lo vi terminar, éste nacer y se terminó lo que se daba. Cuando aparecí por los madriles, finalizaban los cuarenta tristes y miserables de la posguerra y daban comienzo los cincuenta, tan austeros como aquellos, en los albores del desarrollo y del «600».

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS