Menu
La cruz del IRPF a la Sanidad pública, para hacer frente a la crisis sanitaria

La cruz del IRPF a la Sanidad públi…

El día 1 de Abril comienz...

La otra pandemia hace cien años; poco hemos aprendido

La otra pandemia hace cien años; po…

Estamos viviendo una de l...

Estado de alarma; confinamiento

Estado de alarma; confinamiento

Lo que se esperaba ya ha ...

Soy de la generación de la igualdad

Soy de la generación de la igualdad

El Día Internacional de l...

Ateo por la fuerza de la razón

Ateo por la fuerza de la razón

No creo en ningún ser sob...

Febrero: preguntas sobre el 23-F que requieren respuestas oficiales; o no (y 3)

Febrero: preguntas sobre el 23-F qu…

El golpe de estado del 23...

Febrero: juicio de Campamento; un carnaval de contradicciones (2)

Febrero: juicio de Campamento; un c…

La pasada semana escribía...

Febrero: golpe de Estado, un elefante blanco y el rey (1)

Febrero: golpe de Estado, un elefan…

En España, el mes de Febr...

En memoria de las asesinadas y asesinados por la ultraderecha

En memoria de las asesinadas y ases…

Se han cumplido cuarenta ...

No bajemos la guardia

No bajemos la guardia

En España tenemos un Gobi...

Prev Next

Los crímenes de mi barrio. «El del baúl»

Cuando llega agosto, no se por qué, siento la necesidad de refrescarme; y cuando me pongo a escribir, en lugar de inspirarme en temas de historia de política y actualidad, o denunciar la situación de precariedad a la que nos está sumiendo Rajoy y su gobierno, recurro a recuerdos e historias de Madrid. Unas vividas, otras leídas y algunas inventadas. En esta ocasión, voy a referirme a historias de crímenes que se han cometido cerca de mí. Algunos ya los he contado, pido disculpas; no tengo el don de resucitar a los muertos, pero me he permitido mejorar la historia.

Leer más ...

La miseria se sufría en Madrid, que es mi pueblo

Hace un par de años, publiqué el artículo «Madrid, años cincuenta», que hoy recupero, corregido y ampliado. Si la semana pasada decía ¡Viva Madrid, que es mi pueblo!, hoy, sin negarlo, recuerdo la miseria que se sufría por aquellos años. En dos siglos he vivido; el veinte lo vi terminar, éste nacer y se terminó lo que se daba. Cuando aparecí por los madriles, finalizaban los cuarenta tristes y miserables de la posguerra y daban comienzo los cincuenta, tan austeros como aquellos, en los albores del desarrollo y del «600».

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS