Menu
Los poderosos y la presión a la Justicia

Los poderosos y la presión a la Jus…

Vaya por delante esta ref...

Derecho a una muerte libre y con dignidad

Derecho a una muerte libre y con di…

La eutanasia, está a punt...

IPC y blindaje constitucional para unas pensiones dignas

IPC y blindaje constitucional para …

La Comisión del Pacto de ...

Contra la venta de armas, que las carga el diablo

Contra la venta de armas, que las c…

Soy contrario a las armas...

100 días de gobierno; la reflexión

100 días de gobierno; la reflexión

«Prometo por mi concienci...

«Insinuaciones sexuales» en los campos de fresas

«Insinuaciones sexuales» en los cam…

Los campos de fresa de Hu...

Pensilvania y la «puta» de Babilonia

Pensilvania y la «puta» de Babiloni…

La Iglesia católica ha en...

Una historia imposible; o no, con dislate

Una historia imposible; o no, con d…

Esta historia imposible, ...

18 de Julio; relato de un golpe de Estado

18 de Julio; relato de un golpe de …

Se cumplen 82 años del in...

Nos han saqueado

Nos han saqueado

Discúlpenme que me remita...

Prev Next

Los crímenes de mi barrio. «El del baúl»

Cuando llega agosto, no se por qué, siento la necesidad de refrescarme; y cuando me pongo a escribir, en lugar de inspirarme en temas de historia de política y actualidad, o denunciar la situación de precariedad a la que nos está sumiendo Rajoy y su gobierno, recurro a recuerdos e historias de Madrid. Unas vividas, otras leídas y algunas inventadas. En esta ocasión, voy a referirme a historias de crímenes que se han cometido cerca de mí. Algunos ya los he contado, pido disculpas; no tengo el don de resucitar a los muertos, pero me he permitido mejorar la historia.

Leer más ...

La miseria se sufría en Madrid, que es mi pueblo

Hace un par de años, publiqué el artículo «Madrid, años cincuenta», que hoy recupero, corregido y ampliado. Si la semana pasada decía ¡Viva Madrid, que es mi pueblo!, hoy, sin negarlo, recuerdo la miseria que se sufría por aquellos años. En dos siglos he vivido; el veinte lo vi terminar, éste nacer y se terminó lo que se daba. Cuando aparecí por los madriles, finalizaban los cuarenta tristes y miserables de la posguerra y daban comienzo los cincuenta, tan austeros como aquellos, en los albores del desarrollo y del «600».

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS