Menu
Contra la venta de armas, que las carga el diablo

Contra la venta de armas, que las c…

Soy contrario a las armas...

100 días de gobierno; la reflexión

100 días de gobierno; la reflexión

«Prometo por mi concienci...

«Insinuaciones sexuales» en los campos de fresas

«Insinuaciones sexuales» en los cam…

Los campos de fresa de Hu...

Pensilvania y la «puta» de Babilonia

Pensilvania y la «puta» de Babiloni…

La Iglesia católica ha en...

Una historia imposible; o no, con dislate

Una historia imposible; o no, con d…

Esta historia imposible, ...

18 de Julio; relato de un golpe de Estado

18 de Julio; relato de un golpe de …

Se cumplen 82 años del in...

Nos han saqueado

Nos han saqueado

Discúlpenme que me remita...

La Ley Mordaza cumple tres años y ni uno más

La Ley Mordaza cumple tres años y n…

El 1 de julio de 2015, en...

Yo protesto

Yo protesto

Hay muchas razones para p...

El pueblo sirio atrapado

El pueblo sirio atrapado

Algún día la Humanidad, e...

Prev Next

Madrid 1910   

Fue el 21 de marzo, con la llegada de la primavera, cuando nació mi madre. Corría el año 1910. Hubiera cumplido ciento cuatro años, sino no hubiera muerto hace diecinueve. Mi aprecio por Madrid, me viene de ella, nacida en la calle Bailén, gata, castiza, buena madre y buena mujer. Vecina de Alfonso XIII, tenía mal recuerdo de su boda; pues mi abuela Teresa fue víctima del atentado en la calle Mayor en 1906, a la vuelta de la esquina de su casa.

Como es de suponer, mi madre, fue testigo de muchos acontecimientos ocurridos en Madrid y en España. Un siglo de vida, son muchos años y mucho lo sucedido. De colegiala a modistilla, hasta su boda durante la guerra civil, con quién luego fue mi padre. Camarero de postín y miliciano pinturero, murió, cuando yo tenía ocho, a los cuarenta y cinco años. Mi abuelo Manuel tramoyista del teatro Novedades, el que se incendió en el distrito de la Inclusa; fue tan violento el incendio que en una hora el teatro quedó reducido a escombros, murieron 67 personas y centenares de heridas.

Leer más ...

Madrid años sesenta. Saliendo del subdesarrollo

La semana pasada finalizaba mi relato diciendo que «había terminado mi infancia». Y así era; comenzaba otra etapa larga y fructífera que dura hasta hoy. Cincuenta años no son nada, podría haber dicho el tango, pero dijo veinte, y con veinte años, llevaba yo seis incorporado a la sufrida clase trabajadora, de la que nunca he salido, ni renegado y mucho tiempo defendido. Arrancaban los sesenta del «desarrollo».

Leer más ...

Madrid años cincuenta

Artículo publicado el 22 de julio de 2013 en Diario Progresista.

Cuando nací no tenía edad suficiente para darme cuenta de lo que me rodeaba. Luego me lo contaron, lo leí y algunas cosas reviví. De aquello hoy, precisamente, se cumplen sesenta y cuatro años. Tal y como están las cosas tengo que felicitarme; sesenta y cuatro años viviendo, que se dice pronto. ¡En dos siglos he vivido! Finalizaban los cuarenta tristes y miserables de la posguerra, daban comienzo los cincuenta, tan austeros como aquellos, que dieron paso a los del desarrollo y el «600».

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS